viernes, 17 de diciembre de 2010

Te extraño

Querido mejor amigo:

Cómo has estado? Ya es mucho el tiempo que no te veo (cinco días exactamente). Cómo es el lugar en el que estás? Hace frío? Es cálido? Llueve o siempre hay sol? Tengo demasiadas preguntas por hacerte, pero no creo que me alcance el tiempo ni el papel.

Sabes, por acá todos te extrañamos, las chicas aún preguntan me preguntan por ti, es difícil olvidarte, tantos momentos que pasamos juntos. Recuerdas aquella vez que Camila casi te pega? Jajaja, aún me da risa. Tú estabas comprando hamburguesas en aquel puesto frente a la escuela cuando pasé con ella, entonces hiciste el ademán de robarme y ella se asustó mucho. Yo te había visto ya, así que solo giré, en cambio ella me sujetó fuerte y casi te da con el bolso que tenía. Qué tiempos aquellos, momentos muy divertidos, verdad?

Por cierto, en estos momentos se me vienen a la mente todos los recuerdos contigo, desde que nos conocimos hasta la última vez que te vi. Recuerdo que la profesora nos pidió hacer grupos de estudio para los siguientes trabajos y tú me preguntaste si yo ya estaba en uno. Desde ese momento nos hicimos grandes amigos, hacíamos los trabajos de clase juntos, siempre nos reíamos y bromeábamos: nos llevábamos muy bien.

Recuerdo también que el día de tu último cumpleaños no pude verte, tú solo estudiabas en la mañana y mi clase empezaba a las 6 pm, así que decidí enviarte un mensaje de felicitaciones. Habíamos quedado en que te llevaría a tomar café para celebrar. Algunos meses después una muchacha me pidió que te entregara un libro (nunca le pedí su nombre así que no pude decírtelo). Fui a buscarte a tu salón, ya eran como las ocho de la noche y seguías en clase. Cuando me viste por la ventana saliste y te di el libro, no querías volver a entrar, te sentaste en el pasillo a pasar el rato. Me senté contigo. Nos pusimos a hablar mucho rato, luego te dije que te llevaría a tomar el café que te había prometido. Entonces salimos a buscar una tienda. Pedimos dos cafés, conversamos y no me dejaste pagar, aún siendo mejores amigos y tú menor que yo eras muy caballeroso.

Son tantos los tiempos que pasamos, cómo poder olvidarlos. Cómo olvidarme de todos los bailes a los que fuimos, de todas las discusiones que tuvimos, cómo olvidar la primera vez que te robé un abrazo, aquella vez que dormiste en mis brazos. Sinceramente no puedo olvidar esos momentos, siempre los voy a extrañar.

Bueno, ya es muy tarde, es hora de irme, creo que también tú debes irte. Solo espero volver a soñar contigo, quiero verte otra vez, aunque sea en sueños. Nunca voy a olvidarte, espero que en el lugar en donde estés no puedas olvidarme tampoco.

Solo una cosa más, siempre he tenido esta duda y aprovechando lo último que te escribí quiero preguntártela... ¿La memoria continúa cuando estás muerto? No sé qué me responderás, tampoco sé si lo harás, solo quiero pensar que sí.

Bueno, estaré escribiéndote constantemente, no quiero que te olvides de mí. Espero que volvamos a vernos algún día. Cuídate que yo también lo haré. Te prometo no volver a llorar.

Hasta siempre, querido mejor amigo...

viernes, 10 de diciembre de 2010

Sin ganas de nada

Hoy no tengo ganas de nada así que no escribiré nada especial.

No estoy segura de la hora en estos momentos, solo sé que me dan ganas de conocer a alguien y estoy haciendo lo posible por saber más cosas de él, espero que se sincere conmigo algún día, sería un gran amigo, lo sé porque lo poco que lo conozco me lo demuestra.

Bueno, seguiré preguntando y espero que siga respondiendo, no importa si se demora demasiado, solo espero que responda.

Haber, sobre si hay alguna lección en esto... umm... pues senzillamente conversen con sus amigos y no amigos, se sorprenderán de lo que pueden llegar a descubrir, quizás hasta encuentren a su gran mejor amigo. Yo seguiré buscando al mío ;). Saludos =)

viernes, 3 de diciembre de 2010

Casas de cartón


Casas de cartón, la canción puede oírse en la película Voces Inocentes, película mexicana que fue dirigida por Luis Mandoki, que transcurre durante la guerra civil salvadoreña de 1980. se basa en la infancia del escritor salvadoreño Óscar Torres. la película aborda el uso de los niños por parte del Ejército y también muestra la injusticia en contra de personas inocentes que se ven obligadas a combatir en la guerra.

Exprésate... ¿qué piensas de esta canción? y si viste la película, ¿qué opinas de ella?

viernes, 26 de noviembre de 2010

Desconsiderados

1:00 am. Sabi no ha pegado los ojos en dos noches, se siente cansada, débil, con hambre y mucho sueño. "¿A qué hora duermes?", solo esta frase la acompaña en su desvelo. Pero no puede dormir, no debe dormir, debe terminar lo que está haciendo, si duerme decepciona a todos, eso no debe pasar.
Pero, ¿por qué solo ella se amanece así?, ¿tan dedicada es ella? No, no lo es, solo que debe terminar, esa es su misión, su misión temporal.

2:30 am. ella sigue frente al ordenador, aún debe corregir muchas cosas, se queja, cierra los ojos, los vuelve a abrir, sale un momento, se moja la cara, vuelve otra vez, otra vez frente al ordenador, nuevamente a leer, necesita lentes, pero nadie lo sabe, o nadie quiere saberlo. No sabe qué hacer, la desesperación empieza a invadir su cuerpo, se siente sola, sin ayuda, solo queda un día para acabar, y mucho que hacer.

4:00 am. Sabi no aguanta más, las fuerzas abandonan su cuerpo, no ha comido nada desde la cena, le duelen los ojos, siente frío, siente de pronto un dolor extraño sobre el cuello, es el estrés. Sus párpados se cierran, no siente nada más, solo un pequeño empujón que la lanza sobre el teclado, un pequeño dolor y nada más. Está inconsciente.

5:30 am. Hora de levantarse, unos ojos preocupados la ven, "pobrecita, debe estar muy cansada". "Viejo, despierta, ayúdame a llevarla a su cama". Su padre la coge en los brazos, la dejan en su cama, "hay que dejarla dormir" dice su madre, su padre solo asiente.

8:00 am. Sabi no despierta, tiene clases, su madre se acerca a ella, la nota pálida, acerca su mano a su rostro y algo iesperado sucede... está helada.
Un grito de desesperación alarma a todos, llega su padre, su hermano, entre ambos la suben al auto, deben ir a un hospital.

Un ambiente tenebroso, con las típicas y frías paredes blancas, unas bancas a los lados, una puerta solitaria, y un sentimiento de angustia que invade el pasillo. ¿Qué sucede? ¿Cómo está? ¿Está bien? muchas preguntas salen de la boca de su madre, una madre que lleva los ojos hinchados de tanto llanto, una madre cuya voz se quiebra a cada instante.

Es increíble lo que ocurrió ahí dentro. Sabi estaba muerta. Había muerto mientras dormía hace ya tres horas. Frases y gritos dentro de la sala, un ambiente de tristeza había invadido el lugar, todos se sentían así, hasta el médico más seco e insensible que había.

"Señora, su hija está bien, ya está estable". Increíblemente la paciente recuperó el conocimiento luego de tres horas de muerta, nadie sabía cómo, era increíble y tenebroso, nadie puede sobrevivir a eso. Una joven de 16 venció a la muerte.
Solo una recomendación al salir del hospital: "Necesita reposo absoluto". Una frase muy usada por los médicos, pero necesaria en este caso.

Sabi llegó a casa, ni siquiera debía ver el computador, su madre le acercó el teléfono, debía llamar a sus compañeros:
-Chicos, no podré terminar el trabajo, que alguien más lo haga, no me siento bien.
-¿Pero por qué? Tú lo harías, te comprometiste a hacerlo. No seas falla.

Se sintió indignada, usada. No podía creer que aquellos a los que llamaba "amigos" la hayan tratado así, no entendieron, no preguntaron, solo reclamaron. No dijo nada más a la persona del otro lado de la línea, solo colgó estrepitosamente. Le pidió a su madre el móvil, llamó a otra amiga:
-Porfa, ¿puedes darme el número del profesor?

No tenía que pensar más, que se atengan a las consecuencias, ya no quería trabajar sola para que alguien más se lleve el crédito. Llamó al profesor, le explicó lo sucedido, pidió licencia para retrasarse en el trabajo y explicó que lo haría sola, que no había conseguido grupo.
Un "no te preocupes, descansa y mejora" le devolvieron la tranquilidad.
Decidió hacer caso... decidió descansar.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Balloons...

"No puedo entender por qué lloro
cuando miro al cielo.
Y me pregunto por qué olvidamos la niñez
cuando nos hacemos adultos.
A veces solo quiero volar muy alto en el cielo
con mis recuerdos y sueños olvidados"

 

Siempre dicen que todos llevamos un niño dentro, pues bien, es hora de dejarlo salir. No dejemos que nuestra vida se vuelva aburrida o amargada conforme pase el tiempo, nunca olvidemos lo que éramos de niños, nunca dejemos de recordar, nunca dejemos de soñar, o lo que es lo mismo... nunca dejemos de vivir...

viernes, 12 de noviembre de 2010

No aguanto más... estoy cansada

Estoy cansada... tantas cosas que hacer, poco tiempo para hacerlas... la familia, los amigos, las tareas de la escuela, todo es demasiado. debo hacer muchas cosas, pero siento que mi tiempo no es suficiente... ni mi tiempo ni mis ganas.

A veces quisiera renunciar, dejarlo todo atrás... irme lejos, pero no puedo. Aún me quedan esas ganas, esas ganas de borrarlo todo... a todos, esas ganas de olvidarme de todo lo que hay que hacer, de todo lo que se debe hacer. Aún me quedan esas ganas...

Cuántas ganas tengo de alejarme de aquí, de irme lejos y pensar las cosas, de salir de este lugar y darme cuenta de lo que necesito y quiero hacer. ¿"Que quiero hacer"? ¿Acaso no es esto lo que quiero? ¿Acaso no he escogido lo que quiero realmente? Aún me quedan esas dudas, las dudas que no me permiten fluir al máximo en los estudios... en mi vida, esas dudas que me bloquean el desarrollo personal. Aún tengo esas dudas...

Estoy cnsada... Quisiera poder eliminar esas ganas, olvidar esas dudas, alejarme de todo, olvidarlo todo, a todos. Quisiera destruir esas ganas que me dicen que no sé qué quiero hacer, esas ganas que se burlan y aprovechan de mí, pues su excusa perfecta para controlarme es que no tengo idea de lo que quiero.

Destruir también a las dudas, las dudas que me aseguran que soy una perdida en el tiempo y espacio, las dudas que me imponen la idea de que lo que hago es por coacción, las dudas que me dicen que nada de lo que hago es por mí... que nada de lo que soy es por mí.

Tengo tantas ganas de olvidarme de esas ganas, de esas dudas, pero estoy cansada... estoy muy cansada...

viernes, 5 de noviembre de 2010

Imagine...

"Tú puedes decir que soy un soñador,
pero no soy el único...
espero que algún día te unas a nosotros
y el mundo será uno solo..."

viernes, 1 de octubre de 2010

Un beso casual

8:30 pm, la calle oscura y solitaria... solo tres amigos caminan sobre ella, se dirigen a su paradero, todos van por el mismo lugar pero a distinto sitio. Leonardo, Antonio y Adriana eran muy amigos desde la infancia: estudiaron en el mismo colegio y ahora lo hacían en la misma universidad. Siempre esperaban largo rato en el paradero, conversaban, bromeaban y hasta cantaban. Siempre fue igual, hasta que un día...

-Chicos, ya llegó mi carro, me voy... dónde está Antonio?
-(mirando alrededor) Ah?, qué?, no, no sé, no me di cuenta de cuándo se fue.
-Ay Antonio... bueno, ya me voy, me despides de él...

Cuando Leonardo se acercó para darle un beso en la mejilla y despedirse de ella, se escuchó a unos pasos de ellos...

-Adriana! yo te...

Antonio se había alejado de sus amigos pues estaba decidido a decirle la verdad a Adriana, le había comprado un regalo que pensaba darle en ese instante; pero ya era demasiado tarde...
Un beso casual se produjo entre sus dos mejores amigos, lo cual lo dejó sin palabras. Adriana solo atinó a bajar la mirada y subió a su carro. Cuando se fue Antonio se acercó a Leonardo y lo miró a la cara...
-Leonardo... qué... qué ocurr... qué pasó...

Las palabras salían con dificultad de sus labios, Leonardo también se había quedado sin habla, lo único que hizo fue subir al primer carro que vio, dejando a su amigo solo en aquel lugar.

Todo indicaba que fue un accidente, una coincidencia, un hecho casual, o por lo menos eso quería pensar Antonio. Nada más rondaba su cabeza, solo la idea de ese beso, nada más... y pensar que prácticamente fue él quien lo ocasionó...

-De no haberla llamado... nada habría pasado...no debí apresurarme... debí esperar... fui yo... yo lo ocasioné... ella no... él no...

Antonio se lamentaba mientras daba vueltas al gato de felpa que le había comprado, Adriana amaba los gatos, siempre le había dicho que quería ese gato para su cumpleaños.

Al mismo tiempo, sus amigos también recordaban lo sucedido...
-Y si tenía que pasar... y si no fue casual... y si... Adriana!, en qué estás pensando... claro que fue casual... una mala casualidad...

-Maldición!, no debió pasar... por qué a mí... ahora será más doloroso... más difícil... Antonio no me perdonará jamás... además... le prometí que no volvería a pensar en ella más que como amiga... pero... cómo cumplir mi promesa ahora... ¡¿cómo?!

Aquella promesa de hace años fue la determinante en la decisión de Leonardo. El resto de la semana pasó muy tranquilo: Adriana y Antonio evitaban el tema, aunque siempre lo recordaban al preguntarse por Leonardo, toda esa semana había faltado a clases.
-Señora, buenas noches, se acuerda de mí?, soy Adriana, quería saber por qué Leo no fue a clases esta semana...

El auricular se llenó de un llanto amargo, el cual inundó la mente de Adriana. No podía creerlo... cómo podía ser posible... por qué lo hizo... acaso fue ese beso?.. Las preguntas rondaban los pensamientos de ella y no se alejaban... demasiadas preguntas... ninguna respuesta...

El día del velorio se acercó al ataúd, quería respuestas, quería preguntar por qué, quería saber si antes de hacerlo Leonardo había dejado algo para ella... algo en donde le explicara...
Nada... no había nada... lo único que quedó fue un beso... un beso casual...

viernes, 24 de septiembre de 2010

Summer Love... (final original)

Después de que Sabi, Camila y Pau conocieron la verdad decidieron seguir con ellos (no cuento a Isabel porque ella ya lo había decidido, aishh, qué pesada). Todos estuvieron de acuerdo en viajar a Corea para hablar con sus padres y explicarles la situación. Todos entendieron y aceptaron el romance de sus hijos (yeeeh), bueno, casi todos (ohhhhh....). El padre de Matías no lo aceptaba, no quería que Sabi se quede con su hijo, hasta le ofreció dinero para que se vaya lejos (todos los que tienen plata hacen eso, aishh), pero cuando ella no aceptó decidió cantajearlo a él. Le dijo que si no se casaba con la que él había dispuesto, le haría daño a Sabi y a su familia (su papá era un mafioso, de esos que contratan gente para deshacerse de los demás y que solucionan todo con plata). Matías se asustó, pues su padre nunca amenazaba en vano y decidió aceptar su propuesta.

Cuando habló con Sabi le dijo que no la quería y que todo había sido un juego, pero que ya era hora de que se aleje de él, ella no lo creía, pero cuando Matías le ofreció dinero se sintió indignada, decepcionada, se enfadó demasiado y entonces lo golpeó, después de decirle unas cuantas cosas se fue llorando, estaba muy dolida, todo había sido un engaño...
No regresó a Perú pues no quería que su familia la vea así, no quería aceptar su lástima, así que deicdió quedarse en el país, totalmente sola.

Después de más de un mes desde el incidente, el grupo de los chicos ofreció un concierto que se transmitiría en todo el país. A Sabi le llegó un sobre con una entrada y una carta de Isabel, en ella le contaban toda la verdad, la razón por la que Matías le había dicho todas esas cosas. Entonces no dudó ni un segundo, dejó todo y empezó a correr (pobre, va a correr todo el camino... otra consecuencia de ser misia). Cuando estaba a medio camino vio en una TV que el concierto ya estaba acabando, era el concierto de despedida, entonces vio en la pantalla a Matías:

Matías: -La última canción me gustaría dedicarla a una persona muy especial, Sabi, eres la única mujer a la que amé y seguiré haciendolo siempre... lo siento... adiós...


Al escuchar estas palabras, Sabi llegó a su límite, las lágrimas corrían por todo su rostro, lloró hasta ya no poder más. Se preguntó por qué las cosas tenían que acabar así, miles de preguntas rondaban su cabeza, pero ya nada podría hacer... solo llorar...

FIN


viernes, 17 de septiembre de 2010

Summer Love... (tercera parte y final)

Cuando bajó de la azotea fue a presentarse con la recién llegada, se llamaba Isabel y terminaron siendo muy buenas amigas (cómo no si se la pasaban chismeando todo el día).

Con el transcurrir de las semanas, Sabi, Pau, Camila e Isabel empezaron a hablar con el quinteto de coreanos (en inglés, claro) y se hicieron muy cercanos (demasiado diría yo). Obviamente Isabel y Adrián empezaron a salir (la casi caída ayudó). Todos iban muy bien hasta que un día salió un comercial en la TV en el que anunciaban a los grupos más famosos y con más éxito en Corea. Sabi (que se había encariñado demasiado con Matías, wiuuuu) vio el comercial y les contó a las chicas. Después de darle muuuchas vueltas al asunto llegaron a una conclusión: Los chicos les habían mentido (o por lo menos no dijeron la verdad) y lo único que buscaban era divertirse (Aishh, qué dramáticas), así que decidieron volver a su país; todas menos Isabel pues consideraba que era una decisión muy apresurada.

Sabi también había decidido irse, pero antes debía terminar el reportaje (qué profesional esta chica =D). Esa misma noche armaron maletas y viajaron a Perú (es increíble la rapidez con la que compraron los boletos para ese día XD).

Al día siguiente los chicos las estuvieron buscando, cuando se dieron cuenta de que no estaban ellas ni sus cosas decidieron preguntarle a Isabel, además le preguntaron por qué cada vez que querían hablar con Sabi ella se iba y los dejaba con la palabra en la boca. Isabel les contó todo lo sucedido y les pidió una explicación (obvio que se la merecía), así que ellos le dijeron la verdad:

En Corea ellos eran un grupo muy famoso, pero pa empresa para la que trabajaban no los dejaba descansar. Además sus padres habían decidido quienes serían las esposas de sus hijos, así que decidieron escapar.

Isabel se quedó tan sorprendida que lo único que hizo fue cerrar los ojos hasta que se le quiten las ganas de llorar. Ella quería a Adrián, pero no podía estar con él... (aishh, las consecuencias de ser misia).
Ahora... qué debía hacer... eso fue lo único que pasó por su cabeza en ese instante. Después de tanto pensar y reflexionar (y llorar claro) decidió contarle la verdad a Sabi, ella tenía que saber.

Había pasado una semana sin encontrarla, hasta llegó a pensar que ya había viajado, pero luego supo que Sabi se había encerrado para terminar el reportaje lo más pronto posible (increíble el profesionalismo de Sabi, jaja). Cuando Isabel fue a buscarla y le contó la verdad, ella la estaba a punto de subir al avión, pero cuando escuchó la hiscotia se puso a llorar y corrió hacia donde estaba Matías (se pasan estas chicas... qué lloronas).

Sabi y los demás viajaron a buscar a Camila y Pau, les contaron la historia y se amistaron (aww... qué lindo). Los chicos -que ya no querían seguir cantando- dejaron la música y se fueron a vivir a Perú, se casaron (porque ya eran mayores) y comieron anticucho hasta el fin de sus días... =)

FIN

viernes, 10 de septiembre de 2010

Summer Love... (segunda parte)

Al día siguiente todos debían reunirse en el gran salón (ya parece Harry Potter XD) para ser presentados. Todos habían llegado muy temprano y ya estaban ubicados, a excepción de cinco coreanos (que son bien vagos por cierto) que se habían quedado dormidos por estar conversando hasta tarde (son peor que mujeres -sin ofender claro-):
Adrián: -Apúrense, ya estamos muy tarde. 
Leonardo: -Yo ya estoy listo, que se apure Esteban que se está demorando demasiado.
Esteban: -*pensamiento: es mi oportunidad para vengarme* La culpa la tiene Matías, él no me dejó dormir en toooda la noche.
Matías: -*pensamiento: ya sé lo que intentas así que ya fuiste* Quien no me dejó dormir fuiste tú, más bien (pegándose mucho a Esteban)... cuándo lo repetimos...
Todos: -Quéeee!!!, Esteban, no conocíamos esa faceta tuya... saooo
Esteban: -Oye, no te pases, era una broma. Nunca más juego así contigo Jum!
Matías: -Eso te pasa por pasarte de vivo.
Todos: -Jajaja...

Después de mucho rato llegaron al salón y abrieron las puertas, todos voltearon a ver a los tardones... bueno, casi todos, pues unas chicas despistadas y muy sobradas ni cuenta se dieron (comprendan chicos, estaban taaaan concentradas presentándose con los jóvenes =D).

Cuando hubo acabado esa reunión, todos fueron a sus respectivas áreas de trabajo, menos Sabi, que tenía que estar dando vueltas por toodo el centro para sacar buenas tomas. Entonces decidió subir a la azotea (y dale con la azotea), pues desde ahí se veía el centro en su totalidad (ah ya) y así podría grabar a todos en conjunto. De pronto vio que un auto negro se estacionaba y que de él descendía una mujer alta, delgada y de cabellos claros.

Tan pronto como hubo bajado, el director y los coordinadores se acercaron a ella y la recibieron muy alegremente. Todo iba bien hasta que ella (que es más despistada que alguien que yo conozco) se tropezó con una pequeña roca y casi se cae (para ser sinceros casi se va de cara contra el piso) de no ser por Adrián que reaccionó al instante y la sujetó por la cintura. Ambos quedaron viéndose a los ojos, él la coía por la cintura y ella le sujetaba los brazos. Parecía que se quedarían así, pero pronto se dieron cuenta de que cierta presencia extraña los observaba (qué presencia extraña ni nada, era Sabi y su camarita)

Cuando dejó de grabarlos se dio cuenta de que cierta persona la observaba, así que decidió grabarlo disimuladamente (creo que alguien debería explicarle el significado de disimular, pues fue súper evidente). De repente vio que el cara de gatito (que en realidad se llama Matías) se giró, miró hacia su lugar, le guiñó un ojo y desapareció. En ese momento Sabi se puso súper colorada (peor que gelatina royalito sabor a fresa), pero afortunadamente nadie más la había visto.

Cuando bajó de la azotea...

(continuará...)

viernes, 3 de septiembre de 2010

Summer Love...

Todo empezó con una propuesta de trabajo para Sabi: tenía que hacer un reportaje sobre un Centro de Rehabilitación en Japón; y como se había enterado de que necesitaban la ayuda de una profesora de idiomas y otra de lenguaje, se le ocurró una gran idea. Entonces cogió el teléfono móvil (obviamente con el TUN de claro porque sale más barato) y llamó a Camila y a Pau y les hizo la propuesta (¿indecente?, noooooo), a la cual aceptaron de inmediato.

(lo que pasó en el avión no es importante,
realmente nada importante, pues las tres
se quedaron dormidas como las vagas que son...
digo, se quedaron dormidas porque
trabajan mucho y estaban cansadas XD)

Cuando llegaron a Japón fueron al CRJ y acomodaron sus cosas lo más rápido que pudieron. Al terminar decidieron ir al último piso (o sea a la azotea, porque allá si tienen) y mientras conversaban veían la llegada de los voluntarios (que en realidad no eran voluntarios porque les iban a pagar) que estaban todos en un camión (como gallinas directo al matadero). Y cuando cinco de las gallinas, digo de los voluntarios, ya habían guardado sus cosas también decidieron ir a la azotea (CARAY, ¿qué de bueno tiene la azotea?).

En el trayecto de que ellos iban subiendo y ellas bajando, se atoraron en medio de la escalera (ya ven, eso les pasa por ir en manchita a la azotea). De pronto se escuchó una voz de locutor sexy, que provenía de detrás de los chicos, que dijo:

-Mi nombre es Leonardo, y ellos... bueno ellos no importan (plop colectivo). Disculpen por haber interrumpido la bajada de tan bellas ángeles (tenía que ser el coqueto de Leonardo). Dejen que...
-¿Ah? Permiso por favor.
-*Pensamiento de las tres*: ¿En qué idioma está hablando? ¿Acaso no conoce el inglés? Aishhh...

Cuando las "ángeles" hubieron bajado, los chicos empezaron el reclamo:
Adrián: -Así que no importamos, ¿no? / *pensando*: Espérate a que estemos trabajando, ahí vas a ver.
Marcos: -Deja de coquetear con todas / *pensamiento*: le quitas la oportunidad al elfo... digo... a mí.
Matías: -¿Ángeles? Tú no cambias / *pensamiento*: Maldición, me quiere ganar.
Esteban: (el menor y más alegre de todos): -Jajaja, choteadazo / *pensamiento*: choteadazo, jjajaja.
Leonardo: -Lo siento chicos, es que... ah (suspiro) no puedo creer que hayan rechazado mi voz de locutor sexy...
Todos: -(Plop) Cómo no te van a rechazar si empezaste a hablar en coreano, jajaja.

Al día siguiente...

(continuará...)

viernes, 27 de agosto de 2010

Una simple historia

Y ahí estaba él, haciendo que Sabi se sienta extraña y nerviosa nuevamente. Hace mucho que no se sentía así, ¿pero cómo lo haría si hace mucho que no lo ve? Nuevamente esa sensación: las mejillas totalmente rosadas a causa del nerviosismo, las manos inquietas y la mirada baja. Él con el clásico pantalón, la delicadeza que lo caracteriza y el carisma de siempre. Solo Alex podía causar ese efecto en ella, nada ni nadie más la llevaban a ese estado.

¿Cómo comenzó todo? Pasó hace más de un año, año y medio quizás, aquel profesor tan odiado por ella fue el que originó todo, él y una pequeña cartilla. En la que cada uno debía escribir qué significaba cierto tema para su vida. Cuando las intercambiaron, ella recibió la suya. Apenas la leyó, le gustó su forma de pensar y de ver las cosas, adoraba la pasión que le transmitían sus palabras, una pasión que nunca antes había sentido en otra persona. Por cuestiones del destino pudo verlo, fue como si se estuviera presentando ante ella. Se paró, dijo su nombre completo y mencionó algunas cosas más.

Todo ocurrió la primera semana de abril, Sabi nunca imaginó que en aquel lugar su vida tomaría otro rumbo, y mucho menos que encontraría a "esa" persona especial. Obviamente el tiempo pasó, y seguía con la misma sensación de querer hablar con él, quería conocerlo y ser su amiga...

¿Lo logró? Sus amigas dicen que sí, que son amigos; sin embargo, ella sigue sintiendo que falta algo. Todavía siente que solo hablan por hablar, siente que esa "amistad" aún no es amistad.

Entonces... ¿cómo lograr eso que tanto anhela? Solo ella sabe la respuesta... y créanme... la sabe, la conoce a la perfección, solo que no se atreve a hacer lo que debe. Pues eso implicaría olvidar... y el mayor temor de Sabi es el olvido. Teme olvidar cosas importantes y sin importancia, pero más aún teme olvidar a personas importantes... teme olvidarse de Alex...

viernes, 20 de agosto de 2010

"Por tantas cosas"

"Y vuelvo a mirar
y veo crecer mi deuda
con estos ángeles
que han dedicado la vida entera
para poder crear
una luz en la oscuridad"

¿Quiénes son las personas más importantes en tu vida? ¿Alguna vez te has puesto a pensar en eso? Pues yo sí. Muchas veces los jóvenes buscamos más libertad para hacer las cosas que nos gustan y esperamos que nuestros padres nos entiendan, pero hay veces en que las cosas no salen como deberían. Muchos jóvenes se alejan de la familia para hacer lo que creen es correcto para ellos, se buscan nuevos amigos, hacen nuevas cosas y cada vez más se olvidan de lo que les deben a sus padres. Lo sé, los padres nunca te piden retribución por lo que te dan, pero ¿acaso eso significa que no debamos pagárselo? En cada uno de nosotros está la forma en cómo agradecer todo lo que recibimos. Depende de ti buscar la manera.

Y... ¿ya te diste cuenta de quiénes son las personas más importantes en tu vida?

Pd: Aquí les dejo un video de Alex Ubago, la canción se llama Por tantas cosas y espero que les guste tanto como a mí...

viernes, 13 de agosto de 2010

Vacaciones?

¿Alguna vez han estado tan felices de que acaben las vacaciones? Quizá para muchos sea una pregunta tonta, ¿a quién no le gustan las vacaciones?, ¿quién estaría tan loco como para preferir las clases a las vacaciones? Pues si existen personas "locas" en este mundo: están leyendo a una de ellas.

Saben, yo solía aburrirme en vacaciones, no me gustaban, prefería mil veces estar en el colegio, academia o universidad haciendo tareas o aburriéndome en clase a estar en casa. No quiere decir que no me guste mi familia, no, para nada, sino que consideraba que las vacaciones estaban hechas para divertirse, salir a pasear con los amigos, hacer cosas que por lo general no haces el resto del año. Pero siempre fue igual, levantarse, desayuno, limpiar, cocinar, ver TV, almorzar, internet, nuevamente ver TV, cenar y dormir. Todas mis vacaciones fueron igual y por eso rogaba que no duraran mucho.

Pero estas tres semanas han sido muy lindos días. Por primera vez estoy triste porque comiencen las clases. Éstas semanas he hecho muchas cosas con mis amigos y familia. He ido al cine, al museo, a Arenales, he ido a ver teatro, documentales, he temblado de frío por salir con mi hermano, he dado vueltas en la Alianza Francesa por no saber dónde era la exposición, en fin he hecho muchas cosas que me han fascinado. Incluso ha sido divertido caminar dentro de la universidad hablando de cualquier cosa o estar en mi casa viendo Phineas y Ferb con mi hermana.

Es en este intermedio en que me di cuenta de que no importa el qué, sino el quién. El simple hecho de haber pasado tiempo con amigos muy queridos y mi familia me han hecho valorar estos tiempo de "descanso" que todos tenemos. Ya es hora de que empecemos a ver las cosas bellas que tenemos a nuestro alrededor, no esperemos que sea demasiado tarde...

¿Que si me gustan las vacaciones? Por supuesto que me gustan... ¿a quién no?

viernes, 6 de agosto de 2010

ÍTACA - CAVAFIS

ITACA


Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
no temas a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni al colérico poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Posidón encontrarás,
si no lo llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante tí.

Pide que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos antes nunca vistos.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nacar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes voluptuosos,
cuantos más abundantes perfumes voluptuosos puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en tu pensamiento.
Tu llegada allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguardar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas.

Un profesor me recomendó este poema y me dijo que coincidía con mi forma de pensar, pues la belleza de la vida está en el camino y no en el final. Espero que les guste como me gustó a mí y que reflexionen sobre lo realmente importante de la vida...
Con este poema les doy la bienvenida a este blog, simple para muchos, importante para mí.

Y tú, te diste cuenta ya de lo que de verdad vale la pena???