viernes, 27 de agosto de 2010

Una simple historia

Y ahí estaba él, haciendo que Sabi se sienta extraña y nerviosa nuevamente. Hace mucho que no se sentía así, ¿pero cómo lo haría si hace mucho que no lo ve? Nuevamente esa sensación: las mejillas totalmente rosadas a causa del nerviosismo, las manos inquietas y la mirada baja. Él con el clásico pantalón, la delicadeza que lo caracteriza y el carisma de siempre. Solo Alex podía causar ese efecto en ella, nada ni nadie más la llevaban a ese estado.

¿Cómo comenzó todo? Pasó hace más de un año, año y medio quizás, aquel profesor tan odiado por ella fue el que originó todo, él y una pequeña cartilla. En la que cada uno debía escribir qué significaba cierto tema para su vida. Cuando las intercambiaron, ella recibió la suya. Apenas la leyó, le gustó su forma de pensar y de ver las cosas, adoraba la pasión que le transmitían sus palabras, una pasión que nunca antes había sentido en otra persona. Por cuestiones del destino pudo verlo, fue como si se estuviera presentando ante ella. Se paró, dijo su nombre completo y mencionó algunas cosas más.

Todo ocurrió la primera semana de abril, Sabi nunca imaginó que en aquel lugar su vida tomaría otro rumbo, y mucho menos que encontraría a "esa" persona especial. Obviamente el tiempo pasó, y seguía con la misma sensación de querer hablar con él, quería conocerlo y ser su amiga...

¿Lo logró? Sus amigas dicen que sí, que son amigos; sin embargo, ella sigue sintiendo que falta algo. Todavía siente que solo hablan por hablar, siente que esa "amistad" aún no es amistad.

Entonces... ¿cómo lograr eso que tanto anhela? Solo ella sabe la respuesta... y créanme... la sabe, la conoce a la perfección, solo que no se atreve a hacer lo que debe. Pues eso implicaría olvidar... y el mayor temor de Sabi es el olvido. Teme olvidar cosas importantes y sin importancia, pero más aún teme olvidar a personas importantes... teme olvidarse de Alex...

2 comentarios:

  1. Me alegra que te hayas animado a escribir ésta historia. Y haber si escribes la que ya tienes.

    ResponderEliminar