viernes, 24 de septiembre de 2010

Summer Love... (final original)

Después de que Sabi, Camila y Pau conocieron la verdad decidieron seguir con ellos (no cuento a Isabel porque ella ya lo había decidido, aishh, qué pesada). Todos estuvieron de acuerdo en viajar a Corea para hablar con sus padres y explicarles la situación. Todos entendieron y aceptaron el romance de sus hijos (yeeeh), bueno, casi todos (ohhhhh....). El padre de Matías no lo aceptaba, no quería que Sabi se quede con su hijo, hasta le ofreció dinero para que se vaya lejos (todos los que tienen plata hacen eso, aishh), pero cuando ella no aceptó decidió cantajearlo a él. Le dijo que si no se casaba con la que él había dispuesto, le haría daño a Sabi y a su familia (su papá era un mafioso, de esos que contratan gente para deshacerse de los demás y que solucionan todo con plata). Matías se asustó, pues su padre nunca amenazaba en vano y decidió aceptar su propuesta.

Cuando habló con Sabi le dijo que no la quería y que todo había sido un juego, pero que ya era hora de que se aleje de él, ella no lo creía, pero cuando Matías le ofreció dinero se sintió indignada, decepcionada, se enfadó demasiado y entonces lo golpeó, después de decirle unas cuantas cosas se fue llorando, estaba muy dolida, todo había sido un engaño...
No regresó a Perú pues no quería que su familia la vea así, no quería aceptar su lástima, así que deicdió quedarse en el país, totalmente sola.

Después de más de un mes desde el incidente, el grupo de los chicos ofreció un concierto que se transmitiría en todo el país. A Sabi le llegó un sobre con una entrada y una carta de Isabel, en ella le contaban toda la verdad, la razón por la que Matías le había dicho todas esas cosas. Entonces no dudó ni un segundo, dejó todo y empezó a correr (pobre, va a correr todo el camino... otra consecuencia de ser misia). Cuando estaba a medio camino vio en una TV que el concierto ya estaba acabando, era el concierto de despedida, entonces vio en la pantalla a Matías:

Matías: -La última canción me gustaría dedicarla a una persona muy especial, Sabi, eres la única mujer a la que amé y seguiré haciendolo siempre... lo siento... adiós...


Al escuchar estas palabras, Sabi llegó a su límite, las lágrimas corrían por todo su rostro, lloró hasta ya no poder más. Se preguntó por qué las cosas tenían que acabar así, miles de preguntas rondaban su cabeza, pero ya nada podría hacer... solo llorar...

FIN


viernes, 17 de septiembre de 2010

Summer Love... (tercera parte y final)

Cuando bajó de la azotea fue a presentarse con la recién llegada, se llamaba Isabel y terminaron siendo muy buenas amigas (cómo no si se la pasaban chismeando todo el día).

Con el transcurrir de las semanas, Sabi, Pau, Camila e Isabel empezaron a hablar con el quinteto de coreanos (en inglés, claro) y se hicieron muy cercanos (demasiado diría yo). Obviamente Isabel y Adrián empezaron a salir (la casi caída ayudó). Todos iban muy bien hasta que un día salió un comercial en la TV en el que anunciaban a los grupos más famosos y con más éxito en Corea. Sabi (que se había encariñado demasiado con Matías, wiuuuu) vio el comercial y les contó a las chicas. Después de darle muuuchas vueltas al asunto llegaron a una conclusión: Los chicos les habían mentido (o por lo menos no dijeron la verdad) y lo único que buscaban era divertirse (Aishh, qué dramáticas), así que decidieron volver a su país; todas menos Isabel pues consideraba que era una decisión muy apresurada.

Sabi también había decidido irse, pero antes debía terminar el reportaje (qué profesional esta chica =D). Esa misma noche armaron maletas y viajaron a Perú (es increíble la rapidez con la que compraron los boletos para ese día XD).

Al día siguiente los chicos las estuvieron buscando, cuando se dieron cuenta de que no estaban ellas ni sus cosas decidieron preguntarle a Isabel, además le preguntaron por qué cada vez que querían hablar con Sabi ella se iba y los dejaba con la palabra en la boca. Isabel les contó todo lo sucedido y les pidió una explicación (obvio que se la merecía), así que ellos le dijeron la verdad:

En Corea ellos eran un grupo muy famoso, pero pa empresa para la que trabajaban no los dejaba descansar. Además sus padres habían decidido quienes serían las esposas de sus hijos, así que decidieron escapar.

Isabel se quedó tan sorprendida que lo único que hizo fue cerrar los ojos hasta que se le quiten las ganas de llorar. Ella quería a Adrián, pero no podía estar con él... (aishh, las consecuencias de ser misia).
Ahora... qué debía hacer... eso fue lo único que pasó por su cabeza en ese instante. Después de tanto pensar y reflexionar (y llorar claro) decidió contarle la verdad a Sabi, ella tenía que saber.

Había pasado una semana sin encontrarla, hasta llegó a pensar que ya había viajado, pero luego supo que Sabi se había encerrado para terminar el reportaje lo más pronto posible (increíble el profesionalismo de Sabi, jaja). Cuando Isabel fue a buscarla y le contó la verdad, ella la estaba a punto de subir al avión, pero cuando escuchó la hiscotia se puso a llorar y corrió hacia donde estaba Matías (se pasan estas chicas... qué lloronas).

Sabi y los demás viajaron a buscar a Camila y Pau, les contaron la historia y se amistaron (aww... qué lindo). Los chicos -que ya no querían seguir cantando- dejaron la música y se fueron a vivir a Perú, se casaron (porque ya eran mayores) y comieron anticucho hasta el fin de sus días... =)

FIN

viernes, 10 de septiembre de 2010

Summer Love... (segunda parte)

Al día siguiente todos debían reunirse en el gran salón (ya parece Harry Potter XD) para ser presentados. Todos habían llegado muy temprano y ya estaban ubicados, a excepción de cinco coreanos (que son bien vagos por cierto) que se habían quedado dormidos por estar conversando hasta tarde (son peor que mujeres -sin ofender claro-):
Adrián: -Apúrense, ya estamos muy tarde. 
Leonardo: -Yo ya estoy listo, que se apure Esteban que se está demorando demasiado.
Esteban: -*pensamiento: es mi oportunidad para vengarme* La culpa la tiene Matías, él no me dejó dormir en toooda la noche.
Matías: -*pensamiento: ya sé lo que intentas así que ya fuiste* Quien no me dejó dormir fuiste tú, más bien (pegándose mucho a Esteban)... cuándo lo repetimos...
Todos: -Quéeee!!!, Esteban, no conocíamos esa faceta tuya... saooo
Esteban: -Oye, no te pases, era una broma. Nunca más juego así contigo Jum!
Matías: -Eso te pasa por pasarte de vivo.
Todos: -Jajaja...

Después de mucho rato llegaron al salón y abrieron las puertas, todos voltearon a ver a los tardones... bueno, casi todos, pues unas chicas despistadas y muy sobradas ni cuenta se dieron (comprendan chicos, estaban taaaan concentradas presentándose con los jóvenes =D).

Cuando hubo acabado esa reunión, todos fueron a sus respectivas áreas de trabajo, menos Sabi, que tenía que estar dando vueltas por toodo el centro para sacar buenas tomas. Entonces decidió subir a la azotea (y dale con la azotea), pues desde ahí se veía el centro en su totalidad (ah ya) y así podría grabar a todos en conjunto. De pronto vio que un auto negro se estacionaba y que de él descendía una mujer alta, delgada y de cabellos claros.

Tan pronto como hubo bajado, el director y los coordinadores se acercaron a ella y la recibieron muy alegremente. Todo iba bien hasta que ella (que es más despistada que alguien que yo conozco) se tropezó con una pequeña roca y casi se cae (para ser sinceros casi se va de cara contra el piso) de no ser por Adrián que reaccionó al instante y la sujetó por la cintura. Ambos quedaron viéndose a los ojos, él la coía por la cintura y ella le sujetaba los brazos. Parecía que se quedarían así, pero pronto se dieron cuenta de que cierta presencia extraña los observaba (qué presencia extraña ni nada, era Sabi y su camarita)

Cuando dejó de grabarlos se dio cuenta de que cierta persona la observaba, así que decidió grabarlo disimuladamente (creo que alguien debería explicarle el significado de disimular, pues fue súper evidente). De repente vio que el cara de gatito (que en realidad se llama Matías) se giró, miró hacia su lugar, le guiñó un ojo y desapareció. En ese momento Sabi se puso súper colorada (peor que gelatina royalito sabor a fresa), pero afortunadamente nadie más la había visto.

Cuando bajó de la azotea...

(continuará...)

viernes, 3 de septiembre de 2010

Summer Love...

Todo empezó con una propuesta de trabajo para Sabi: tenía que hacer un reportaje sobre un Centro de Rehabilitación en Japón; y como se había enterado de que necesitaban la ayuda de una profesora de idiomas y otra de lenguaje, se le ocurró una gran idea. Entonces cogió el teléfono móvil (obviamente con el TUN de claro porque sale más barato) y llamó a Camila y a Pau y les hizo la propuesta (¿indecente?, noooooo), a la cual aceptaron de inmediato.

(lo que pasó en el avión no es importante,
realmente nada importante, pues las tres
se quedaron dormidas como las vagas que son...
digo, se quedaron dormidas porque
trabajan mucho y estaban cansadas XD)

Cuando llegaron a Japón fueron al CRJ y acomodaron sus cosas lo más rápido que pudieron. Al terminar decidieron ir al último piso (o sea a la azotea, porque allá si tienen) y mientras conversaban veían la llegada de los voluntarios (que en realidad no eran voluntarios porque les iban a pagar) que estaban todos en un camión (como gallinas directo al matadero). Y cuando cinco de las gallinas, digo de los voluntarios, ya habían guardado sus cosas también decidieron ir a la azotea (CARAY, ¿qué de bueno tiene la azotea?).

En el trayecto de que ellos iban subiendo y ellas bajando, se atoraron en medio de la escalera (ya ven, eso les pasa por ir en manchita a la azotea). De pronto se escuchó una voz de locutor sexy, que provenía de detrás de los chicos, que dijo:

-Mi nombre es Leonardo, y ellos... bueno ellos no importan (plop colectivo). Disculpen por haber interrumpido la bajada de tan bellas ángeles (tenía que ser el coqueto de Leonardo). Dejen que...
-¿Ah? Permiso por favor.
-*Pensamiento de las tres*: ¿En qué idioma está hablando? ¿Acaso no conoce el inglés? Aishhh...

Cuando las "ángeles" hubieron bajado, los chicos empezaron el reclamo:
Adrián: -Así que no importamos, ¿no? / *pensando*: Espérate a que estemos trabajando, ahí vas a ver.
Marcos: -Deja de coquetear con todas / *pensamiento*: le quitas la oportunidad al elfo... digo... a mí.
Matías: -¿Ángeles? Tú no cambias / *pensamiento*: Maldición, me quiere ganar.
Esteban: (el menor y más alegre de todos): -Jajaja, choteadazo / *pensamiento*: choteadazo, jjajaja.
Leonardo: -Lo siento chicos, es que... ah (suspiro) no puedo creer que hayan rechazado mi voz de locutor sexy...
Todos: -(Plop) Cómo no te van a rechazar si empezaste a hablar en coreano, jajaja.

Al día siguiente...

(continuará...)