viernes, 17 de septiembre de 2010

Summer Love... (tercera parte y final)

Cuando bajó de la azotea fue a presentarse con la recién llegada, se llamaba Isabel y terminaron siendo muy buenas amigas (cómo no si se la pasaban chismeando todo el día).

Con el transcurrir de las semanas, Sabi, Pau, Camila e Isabel empezaron a hablar con el quinteto de coreanos (en inglés, claro) y se hicieron muy cercanos (demasiado diría yo). Obviamente Isabel y Adrián empezaron a salir (la casi caída ayudó). Todos iban muy bien hasta que un día salió un comercial en la TV en el que anunciaban a los grupos más famosos y con más éxito en Corea. Sabi (que se había encariñado demasiado con Matías, wiuuuu) vio el comercial y les contó a las chicas. Después de darle muuuchas vueltas al asunto llegaron a una conclusión: Los chicos les habían mentido (o por lo menos no dijeron la verdad) y lo único que buscaban era divertirse (Aishh, qué dramáticas), así que decidieron volver a su país; todas menos Isabel pues consideraba que era una decisión muy apresurada.

Sabi también había decidido irse, pero antes debía terminar el reportaje (qué profesional esta chica =D). Esa misma noche armaron maletas y viajaron a Perú (es increíble la rapidez con la que compraron los boletos para ese día XD).

Al día siguiente los chicos las estuvieron buscando, cuando se dieron cuenta de que no estaban ellas ni sus cosas decidieron preguntarle a Isabel, además le preguntaron por qué cada vez que querían hablar con Sabi ella se iba y los dejaba con la palabra en la boca. Isabel les contó todo lo sucedido y les pidió una explicación (obvio que se la merecía), así que ellos le dijeron la verdad:

En Corea ellos eran un grupo muy famoso, pero pa empresa para la que trabajaban no los dejaba descansar. Además sus padres habían decidido quienes serían las esposas de sus hijos, así que decidieron escapar.

Isabel se quedó tan sorprendida que lo único que hizo fue cerrar los ojos hasta que se le quiten las ganas de llorar. Ella quería a Adrián, pero no podía estar con él... (aishh, las consecuencias de ser misia).
Ahora... qué debía hacer... eso fue lo único que pasó por su cabeza en ese instante. Después de tanto pensar y reflexionar (y llorar claro) decidió contarle la verdad a Sabi, ella tenía que saber.

Había pasado una semana sin encontrarla, hasta llegó a pensar que ya había viajado, pero luego supo que Sabi se había encerrado para terminar el reportaje lo más pronto posible (increíble el profesionalismo de Sabi, jaja). Cuando Isabel fue a buscarla y le contó la verdad, ella la estaba a punto de subir al avión, pero cuando escuchó la hiscotia se puso a llorar y corrió hacia donde estaba Matías (se pasan estas chicas... qué lloronas).

Sabi y los demás viajaron a buscar a Camila y Pau, les contaron la historia y se amistaron (aww... qué lindo). Los chicos -que ya no querían seguir cantando- dejaron la música y se fueron a vivir a Perú, se casaron (porque ya eran mayores) y comieron anticucho hasta el fin de sus días... =)

FIN

1 comentario:

  1. jajaja me haces reír pensé que la historia derrocharía amor, pero has hecho que derroche humor. Creo que en el final te faltó poner que se nacionalizaron peruanos jaajajaj.

    ResponderEliminar