viernes, 3 de septiembre de 2010

Summer Love...

Todo empezó con una propuesta de trabajo para Sabi: tenía que hacer un reportaje sobre un Centro de Rehabilitación en Japón; y como se había enterado de que necesitaban la ayuda de una profesora de idiomas y otra de lenguaje, se le ocurró una gran idea. Entonces cogió el teléfono móvil (obviamente con el TUN de claro porque sale más barato) y llamó a Camila y a Pau y les hizo la propuesta (¿indecente?, noooooo), a la cual aceptaron de inmediato.

(lo que pasó en el avión no es importante,
realmente nada importante, pues las tres
se quedaron dormidas como las vagas que son...
digo, se quedaron dormidas porque
trabajan mucho y estaban cansadas XD)

Cuando llegaron a Japón fueron al CRJ y acomodaron sus cosas lo más rápido que pudieron. Al terminar decidieron ir al último piso (o sea a la azotea, porque allá si tienen) y mientras conversaban veían la llegada de los voluntarios (que en realidad no eran voluntarios porque les iban a pagar) que estaban todos en un camión (como gallinas directo al matadero). Y cuando cinco de las gallinas, digo de los voluntarios, ya habían guardado sus cosas también decidieron ir a la azotea (CARAY, ¿qué de bueno tiene la azotea?).

En el trayecto de que ellos iban subiendo y ellas bajando, se atoraron en medio de la escalera (ya ven, eso les pasa por ir en manchita a la azotea). De pronto se escuchó una voz de locutor sexy, que provenía de detrás de los chicos, que dijo:

-Mi nombre es Leonardo, y ellos... bueno ellos no importan (plop colectivo). Disculpen por haber interrumpido la bajada de tan bellas ángeles (tenía que ser el coqueto de Leonardo). Dejen que...
-¿Ah? Permiso por favor.
-*Pensamiento de las tres*: ¿En qué idioma está hablando? ¿Acaso no conoce el inglés? Aishhh...

Cuando las "ángeles" hubieron bajado, los chicos empezaron el reclamo:
Adrián: -Así que no importamos, ¿no? / *pensando*: Espérate a que estemos trabajando, ahí vas a ver.
Marcos: -Deja de coquetear con todas / *pensamiento*: le quitas la oportunidad al elfo... digo... a mí.
Matías: -¿Ángeles? Tú no cambias / *pensamiento*: Maldición, me quiere ganar.
Esteban: (el menor y más alegre de todos): -Jajaja, choteadazo / *pensamiento*: choteadazo, jjajaja.
Leonardo: -Lo siento chicos, es que... ah (suspiro) no puedo creer que hayan rechazado mi voz de locutor sexy...
Todos: -(Plop) Cómo no te van a rechazar si empezaste a hablar en coreano, jajaja.

Al día siguiente...

(continuará...)

1 comentario:

  1. Me alegra que estés escribiendo más historias. XD me mata de risa los pensamiento de los personajes. Seguiré leyendo las siguientes partes de tu creación ^^

    ResponderEliminar