miércoles, 30 de noviembre de 2011

Noches de café 2

Domingo 11 de setiembre
- ¡Hagamos un pacto de sangre!
- ¿De sangre? Mejor nos cortamos un mechón de cabello.
- Ya, yo tengo bastante, tú te quedarás calva
- ¡Rayos!

Un pacto de sangre, aunque no necesariamente con sangre, será nuestro sello de amistad. Hace algún tiempo ya que venimos hablando, empezamos a conocernos cada día más, tal parece que una nueva amistad se empieza a formar (o al menos eso espero): Gómez, la muchacha más bella de todo el lugar, y yo, una simple creadora. ¿Cómo es que llegamos hasta aquí?

No recuerdo el momento exacto para conocernos ni para hablarnos, hemos pasado buenos y malos momentos, comentas que alguna vez te grité, no lo recuerdo bien, pero debe ser: tengo un carácter muy bipolar. He pensado mal de ti, he contribuido con las habladurías, pero cuando alguien mantiene la "mente abierta" y se encuentra dispuesta a conocer a fondo a la gente, deja de actuar solo por el qué dirán. De nada vale arrepentirme ahora de lo que hice, no podré dar marcha atrás, hay que darle para adelante nada más. Gómez, prometo confiar en ti siempre.

Que nadie separe estas dos almas que hoy se unen en torno a una bella amistad.


Pd: Gómez, me comentaste que alguien que te quiere mucho juró defenderte a capa y espada de esas "tipas" que se areven a mirarte mal, lamento no ser tan valiente y no poder prometerme lo mismo, pero lo que sí puedo hacer es asegurar que eres mi amiga hoy y lo serás por mucho tiempo... aunque algún día tomaremos caminos distintos. Eres una de las personas más bellas que llegó a mi vida para cambiarla... gracias infinitas por eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario