domingo, 26 de agosto de 2012

Dos

Un viernes de locos... no, esperen... no solo fue viernes, así que mejor dicho toda la semana y empiezo de nuevo:

Una semana de locos, aunque no tan de locos, ni toda la semana, sino que fueron momentos especiales e intresantes. Aquí un recuento de esos dos momentos (sí, solo fueron dos):

1- 21/08

Por primera vez desde que lo conozco (más o menos unos 3 años, porque fue en un viaje a las Lomas de Lachay por el curso de fotografía básica) he visto sonreír con ganas a un chico de mi salón. Es un muchacho inteligente, serio, reservado y (hasta se podría decir) misterioso. Tiene algo que llama la atención, es como que un tipo de chico único.

Y pues lo vi sonreír, no una sonrisa fingida ni fugaz, sino que era como si esa sonrisa haya estado atrapada por mucho tiempo con ganas de escapar, simplemente se escapó y él no tuvo el poder de retenerla más. Y fue divertido, lindo realmente. Me gusta ver alegres a las personas, y verlo sonreír a él fue sencillamente genial.

2- 24/08

Hoy pasó algo extraño...raro... lindo... bueno, no sé qué palabra describe mejor lo que sentí. Nunca les conté de Valdomero, ¿verdad? Umm... creo que no, pero la cuestión es ésta:

Valdomero (obviamente no es su nombre) es un chico que conozco hace también 3 años (de vista, claro). Habremos cruzado palabras una o dos veces, no más. Lo sé, lo sé, es extraño que les hable de alguien con quien solo he hablado en dos ocasiones, pero es que... este chico es algo especial... no sé cómo ni por qué, pero es como si nuestras historias (que hasta el momento eran paralalas, cada una por su camino) se hubiesen enredado en un momento, como si quisieran soltarse, pero no pueden... como si ese nudo haya sido tan fuerte que no se puede desatar.

En fin, este chiquito del que les hablo ha sido tema de muchas conversaciones con mi confidente (Camila), millones de palabras, sentimientos, comentarios giran alrededor de él. Pero hace como dos años que no está donde siempre (decidió seguir su camino... muy buena elección), ya no sabía nada de él, aunque frecuentemente aparecía en mis pensamientos.

La cuestión es que lo vi... sí, fue solo un instante, pero ahí estaba. Justo yo estaba de lo más tranquila en un evento hasta que me dijeron:

- ¡Lo vi! Vi a Valdomero...

Y yo que no lo podía creer, es que... es que... o sea... no lo he visto en dos años y verlo ahí, era para no creérselo. Y aquí viene el momento...  el solo escuchar su nombre me quitó la tranquilidad, me la pasé mirando a todos lados por si se aparecía, no prestaba atención (mi mente ya estaba en otro mundo).

Hasta que apareció... no había cambiado absolutamente nada, estaba perfectamente igual... juro que mi corazón quería salírseme del pecho. Pero solo pasó...

Creo que estaba trabajando ahí, pues lo vi con muchos periódicos en la mano. Y se fue... no sé a dónde, pero no lo volví a ver. Yo me quedé hasta la tarde ahí, con la mente dormida y la atención distraída.

Y esos fueron los dos momentos que marcaron mi semana, habrán notado que el segundo más que el primero. Pero eso es todo. Y aunque quizá no vuelvan a repetirse nunca, me alegra que hayan sucedido aunque sea unos segundo.


Y una canción para terminar. No tiene que ver nada con lo que escribí, pero es de mis favoritas:

Mariposa - La oreja de Van Gogh


_____  

Pd: Valdomero, nos veremos otra vez algún día... hasta entonces que te vaya bien y que la vida te sonría :)

miércoles, 8 de agosto de 2012

Siempre a medianoche

Advertencia: La siguiente entrada es vivencia y apreciación personal, salió al momento, sin ser planeada, a lo mejor está algo desordenada y quizá a nadie le interese, pero ya está hecha. Si me leen: bienvenidos sean a mi mente. Si no me leen: Que tengan un muy buen día :)

Y matriculada al fin. Y estoy aquí otra vez, aunque yo ni siquiera tenía que preocuparme (pues los profesores por curso son únicos y entramos todos los alumnos). Pero cómo perderme esta especie de "rito": Conectarme minutos antes de las 00:00 del día pactado, intenar que el sistema abra, leer comentarios desesperados en el facebook, tener suerte y que en mi computadora el sistema abra casi al instante, matricular a quien me lo pida. Pues no me resistí y aquí estoy otra vez.

Saben, desde que me he matriculado por internet, he seguido esos mismos pasos. Algunas veces han pasado cosas inesperadas, pero me considero afortunada: nunca he tenido que hacer rectificación de matrícula porque me hayan quitado la vacante ni nada por el estilo.

Recuerdo que una vez que nos amanecíamos para abrir el sistema (hablo en general, pues llegado el día todos los contactos aparecen con su luz verde... créanme... todos conectados... todos), y literalmente nos amanecimos. Lo que pasó es que mientras todos esperábamos como zombies frente a la pantalla del computador, el dichoso sum no se había actualizado´y no abría las matrículas, ninguna. Y bueno, no nos quedaba de otra que levantarse temprano y volar a la universidad (muchos hubiesen querido ser Harry Potter con su escoba o Gokú con su teletransportación - lo sé, lo sé, mis chistes son monces) así que me dormí a eso de las 5 am, me levanté una hora después dispuesta a alistarme, pero antes de eso se me ocurrió abrir la página y (oh, sorpresa!) el sistema acababa de abrir. Vacantes intactas, me matriculé al toque y empecé a llamar para avisar el milagro que había pasado. ¿Y luego? A dormir.

Otro año fue al revés, yo (de puro curiosa) andaba revisando un día antes de la matrícula la bendita página que siempre nos traiciona y (otra vez: oh, sorpresa!), el sistema estaba abierto, vacantes completas porque nadie sabía nada, así que me matriculé y nuevamente a llamar. Ahora que recuerdo, tuve que matricular a alguien que me dictó sus cursos por teléfono esa vez, él se encontraba de viaje y no había cabinas cerca /aún me debe mi regalo/.

Y hoy... pues hoy como siempre, conectada a las 12, intentando abrir el sistema, conversando, matriculada y listo. Pero ahora me preocupa algo... he escogido dos (díganme suicida) cursos electivos: 5 cursos obligatorios y dos electivos, en total... 7 cursos. Me pregunto si podré con todos ellos... a ver pues, veamos qué pasa este ciclo :)

Y para dormir de una vez... ¡¡¡Cancioncita!!! ¡¡¡Cancioncita!!!

Amaral - Salta

Salta con los brazos abiertos
con los pelos al viento,
éste es nuestro momento.

Salta aunque nadie te comprenda
por encima de cabezas huecas,
salta como un gato
tú eres un pájaro enjaulado...♫


_____

Pd: La frase del día... "Soy un agente secreto" :)

martes, 7 de agosto de 2012

Se fue el 6 de agosto

Feliz, feliz no cumpleaños, a mí, a ti

Y se me pasó el día del aniversario del blog sin hacer nada. Este 6 de agosto pasó de puntillas que ni lo sentí, fue como otros días, nada especial. No, miento, algo pasó... (aunque no es totalmente de mi agrado), el timeline ha sido activado en mi facebook. Pucha, yo que me resistía a que pasara (como le dije a un amigo "Facebook me venció")... en fin... lo único bueno es que de portada puse una foto que me encanta, una bellísima de hace... casi 5 años. Sí, 5 años han pasado de ese momento... pero de eso hablaré después ^^

Sigo de vacaciones, sigo descansando y deseando que este tiempo de lluvias dure mucho, muchísimo más. Sí!!! Está lloviendo!!!! Y me voy de viaje!!! (bueno, eso también lo contaré luego).

Saben... cuando me creé este espacio en la blogósfera lo hice para poder descargar todos mis gustos, mis temores, lo que sentía y lo que me molestaba, Un cuento para Anilla no se puede clasificar en un tipo de blog, no es literario, tampoco es cultural y mucho menos de entretenimiento: solo es personal.

Y se preguntarán a qué viene todo esto, pues lo que pasa es que quería quejarme, (pero primero debo ir a llamar por teléfono, ya vuelvo).

...

Listo, como les decía, siempre que algo me molesta y no puedo decirlo personalmente me descargo por este medio (mil disculpas a quienes me leen y tienen que soportarme) y en esta ocasión lo que pasa es lo siguiente:

Me molesta:

1.- Que hayan personas que se la den de perfectas. Es como si creyeran que no se equivocan jamás y que la culpa es de otros. 

2.- Que existan esos favoritismos (que quede claro que no me quiero convertir en víctima). Es como si dieran preferencia a alguien siempre, le perdonan absolutamente todo.

3.- Que se respete el tiempo de descanso de todos los demás menos el mío. Necesito descansar luego de 5 meses pesadísimos, todos necesitamos descansar y lo hacen: si deciden no llegar un día, lo hacen y el trabajo se aplaza; si se quieren desaparecer unos días, lo hacen y el trabajo se aplaza. Pero cuando yo quiero irme de viaje unos días me llega la advertencia, un reclamo directo "¿Cuándo vamos a hacer el trabajo?

4.- Que me alejen de mi soledad. Es como si no pudiese estar triste o molesta, porque al toque me bombardean de preguntas "¿Qué pasa? ¿Estás molesta? ¿Pasa algo en casa? ¿Tienes algún problema?" ¡¡¡BASTA!!! Todos necesitamos estar solos en algún momento... respeten mi soledad.

5.- Que me haya tomado varias líneas escribir estas cosas. A veces pienso que debería dejarlas pasar, pues no gano nada bueno haciendo hígado, pero es que lo que se repite mucho cansa, aburre y molesta.

Nuevamente mil disculpas a quien me esté leyendo y tenga que soportar estos arranques de furia, necesito descargarme y es la única manera que encuentro.

_____

Pd: No quería irme sin antes felicitar a alguien por su cumpleaños. Se llama (o al menos eso pone en su muro) Rodrigo Madrid, dueño de El guardián de libros . Feliz cumpleaños, Rodrigo ^^

viernes, 3 de agosto de 2012

Club Apadrina un blog

Hola nuevamente, ¿hace cuánto que no me aparecía por aquí? A ver... O.O Dios mío, ya más de un mes. Lo que pasa es que los trabajos de fin de ciclo y todo eso me habían dejado algo aturdida. Hace dos semanas que acabé las clases (aunque no con muchos honores), realmente ha sido pesado esto de adentrarse cada vez más en la especialidad que escogí. Saben... a veces me pregunto si de verdad es esto lo que quería y me pongo triste, pero luego recuerdo todo lo que he pasado desde que ingresé en la universidad, todas las personas que he conocido, todo lo que he aprendido y se me suben los ánimos otra vez.

No sé si sea buena o si esté destinada a ser una gran comunicadora social, pero al menos daré mi mejor esfuerzo, pondré todas mis ganas para ser la mejor :)

Por cierto, el propósito de esta entrada no es quejarme ni hablar mucho de mí, así que al grano. Lo que pasa es lo siguiente:

Ya quedan tan solo 3 días para que este espacio que me creé en el mundo virtual cumpla dos años. Sí, dos larguísimos años. Desde la primera publicación un 6 de agosto he ido variando las cosas que ponía (es un blog personal, así que hablo de cualquier tontería =D), he cambiado los diseños, ha crecido en lo posible (no he sido capaz de difundirlo a más gente) y ha crecido muy poco en realidad.

Entonces en lo que revisaba algunos blogs que llegaban a mis manos he encontrado dos que difunden una idea muy linda, el proyecto es Club Apadrina un blog y ha sido creado por Silvia de Detrás del libro y por Cotito de Leyendo entre letras. Debo decir que me ha fascinado la iniciativa. Esta es la entrada en la que explican mejor el proyecto, del cual me gustaría ser parte:


Y éste es el banner :)



Bueno, ahora sí los dejo, estoy pensando algo para el día del aniversario (aunque no será tan grande como hacen otros blogs).

_____
Pd: "Si deseas algo con todo el corazón, el mundo entero conspira para que lo logres" - Paulo Coelho "El Alquimista"