viernes, 17 de enero de 2014

Reflektia

Solo quería dejar en claro 3 cosas:

1.- AUTOR: Esto no lo he escrito yo, lo escribió hace años un amigo al cual quiero mucho.

2.- HISTORIA: Trata de cuando nos conocimos y lo que (según yo) él vio en mí.

3.- LA HISTORIA Y YO: De entre todo lo que hemos escrito, le tengo un cariño muy especial a este relato, me encanta.

Dicho todo esto (y rogando para que mi amigo no se moleste por este post), quisiera compartirles la historia.

Por cierto, éste es su blog:


Totalmente recomendable, si se pasan por ahí encontrarán historias y poemas bellísimos.


Bonnie Nocturna

La conocí durante las clases nocturnas de las seis, cuando el tiempo enfriaba entre grises  y solía enfermarme arropándome demasiado. La conocí entre exposiciones y tazas de café.  Fue una noche de clases aburridas, solía sentarme solo en un amplísimo salón en forma de anfiteatro, y también solía llegar temprano.
“¿Está ocupado?”
 “No”
 “¿Puedo sentarme aquí?”
 “Supongo…”

 Y así la conocí. Llevaba una chaqueta negra, un morral negro también y una mirada que me recordaba a la de un gato. No recuerdo de que fue lo primero que hablamos, pero pareciese que se hizo costumbre sentarme con ella.  Ella es la persona que no podrías clasificar en una estructura de comportamiento exacto. Diría que es encantadora, pero de seguro me miraría como siempre lo hace cuando digo algo muy tonto; entonces  diré que es muy divertida. Si, eso, es muy divertida. Solíamos ir a tomar café antes de esas clases nocturnas y existía una especie de ritual al bajar por unas gradas: evitar que se le derrame el café aunque pasó una par de veces o unas más pero realmente nunca fue su intención.

Sus ojos se pierden con deseos inimaginables que decodifica cada día, parece que alguna vez conoció la luna desde muy cerca, y de sus manos recrea historias sutiles con sabor a café y preludio de estrellas. Es algo pequeña y posee un comportamiento algorítmico que solo es capaz de determinarse con la fase de la luna y las estrellas, tal vez por eso sea muy nocturna. De su cabello, rebelde y oscuro, sus manos delicadas en las puntas y la mirada de atardecer previo y de una timidez cautivadora. A veces suele ser callada y perderse en  mundos muy suyos, y otras puede reír radiante sin importarle nada. Es semidifusa y tan misteriosa como una lágrima de madrugada; y sus ideas que recorren desde el círculo polar hasta los querétaros de las hadas, países extraños y cristales verdes que reconstruye cada día. De sus formas multifacéticas, las mil ellas que viven en ella y los simples deseos que desea. Un universo cambiante que en ella habita y donde ella reina. Con todas sus historias reflectantes, y puntitos brillantes que de sus ojos escapa. En un silencio  discreto, ella va más allá de un alma compleja.

Lleva un cabello  oscuro que acostumbra sujetar con un moño  y admite ser rara y molestosa (y yo agregaría que es un poco vaga, cambiante, y algo olvidadiza). Alguna vez nos perdimos, y otra incluso nos asaltaron, las incontables veces que hemos jugado. La vez que nos golpeamos (no se asusten, era solo un juego) las veces que nos hemos peleado y éramos callados. Las caminatas nocturnas y alguna vez nos extrañamos. De las veces que la hice llorar sin querer y las veces que me desesperaba entender. La vez que me acompañó bajo la lluvia con su silencio y me escribió un mensaje deseándome suerte.

Hemos hecho muchas cosas y hemos pasado por muchas más, de risas inadvertidas y lágrimas nunca intencionadas. Entre los cientos de etiquetas que nos hemos puesto y la miles de líneas que nos  hemos escrito, contando historias e inventando rarezas; entre canciones y frases sueltas, mis malos chistes y sus incontables emoticones. Desde las canciones que conocí, mi manía despreocupada, y el lugar donde ella sabe golpear. Como dije la conocí una noche aburrida de clases a partir de ahí los días han dejado de serlo y aunque tal vez la haga molestar con actitudes muy mías y otras cosas más. De todas las cosas que podría explicar y de las muchísimas que podría contar, podría decir que ella es simplemente espiritual, pero claro, ella va mucho más allá.

4 comentarios:

  1. Muy bonito texto, aunque no entendí eso de la mirada como un gato x) Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola! Te nomine al Liebster Award, pásate por la entrada http://meocultoenlasletras.blogspot.com/2014/01/liebster-award.html Chau! Besos :*

    ResponderEliminar
  3. Hola,ya se que te han nominado antes pero de todas formas quise nominarte a los Liebster Award :D lakatyrodriguez.blogspot.com para que respondas mis preguntas :D

    ResponderEliminar
  4. Es de esas historias, que tienen segunda, tercera, cuarta parte; remakes, versiones para película, para radionovelas y hasta para musicales. Pero tienes razón esa es una mínima, muy mínima parte de todo lo se ha escrito aún.

    Por cierto, la parte que más me gusta " De su cabello, rebelde y oscuro, sus manos delicadas en las puntas y la mirada de atardecer previo y de una timidez cautivadora"

    A tanto tiempo, y esta frase aún se mantiene exacta :)

    ResponderEliminar